Carros hostelería

Un carro hostelería, es un aparato muy usual que se utiliza para trasladar mercancía  y otros implementos, de un lugar a otro. Estos carros tienen muchas particularidades, debido a sus compartimientos, disposición de los tramos y modelos. Son llamados también carros de servicio.

Características y peculiaridades de un carro hostelero

Para la comercialización se ofertan carros bandejas pasteleros y para servicio; estos últimos con 2 y 3 estantes, carros bandejas pastelero gastronorm, carros soporte de platos con ruedas y de pared y carros de carga con asa. Esta variedad de carros hostelería están dispuestos para la utilidad que quiera dárseles.

Estos carros son muy prácticos para trasladar cristalería, vajillas, cubiertos, alimentos y bebidas, a la mesa en caso de que estemos en un restaurante, hotel o pastelería. Por ello poseen varios compartimientos y una cantidad de bandejas considerables, para organizar lo que allí se disponga llevar.

En su mayoría son elaborados en acero inoxidable, material especial debido a la resistencia, durabilidad y fácil para el mantenimiento. A veces combinado con vidrio para dar ese toque especial que toma con este elemento, que da vistosidad y sensación de pulcritud. Los carros para trasladar platos traen sistema apropiado para ese uso.

Algunos son hechos para resistir suficiente peso, como los carros hosteleros de carga, con una plancha en la base, que soporta materiales, implementos y demás que pudieran pesar y ser difíciles para transportar en brazos u hombros del manipulador.

Todos estos carros hosteleros, por supuesto tienen ruedas, que permiten la movilización y que soportan el peso; resistentes también y elaboradas a base de caucho, con armadura precisa para poder girarlo y cambiar la dirección cuando se amerite. Y además algunos traen freno para evitar situaciones imprevistas.

Usos de los carros hostelería

La herramienta auxiliar más cómoda y utilizada en los establecimientos, independientemente del ramo en el que se ubique, es el carro hostelería; aunque su frecuencia de uso se centre más en hoteles y restaurantes. Su funcionalidad se aplica a la atención de la mayor cantidad de personas a consumir en esos establecimientos.

Entre otros usos de carros hostelería está; que permite un servicio cónsono con el momento, el tipo de cliente al que vas a servir y entregar su solicitud. Dado el contexto, el visitante se sentirá bien atendido por el toque de altura que le da la mayor atención y sintonización con las acciones del mesonero.

Se presta para preparar comidas, platillos, en el momento, a la vista de los visitantes, lo que da paso a un elemento crucial; la confianza, ya que la visualización  de todos los pasos que da el cocinero, activado en su presencia, así lo permite.

En hoteles se ve el uso, al transportar toallas y demás lencería o simplemente para llevar botellas bien servidas, con copas, vasos, hieleras; hacia la habitación. Dan al cliente esa visión de buen servicio, atendida con ahínco, esmero y dedicación, con un toque de elegancia y distinción.

Los carros hosteleros de carga con asa permiten llevar materiales pesados, de forma cómoda y prudente, con fácil control del mismo y teniendo la confianza plena de que estos llegarán bien a su destino debido a la base amplia que contienen en su parte inferior.

Otras señas de carros hostelería

Las bandejas de estos carros hostelería, están expuestas al aire libre, es decir, que la mayoría de ellos no tiene puertas. En el traslado, el material queda expuesto y se puede visualizar su contenido. Además los espacios entre bandejas son relativamente grandes, los objetos se ubican en proporción con dichos espacios.

En los carros de carga, el asa tiene tramos que pueden utilizarse para transportar objetos colgados y aprovechar al máximo la encomienda que se está realizando. Son multifuncionales y fáciles de mover ejerciendo fuerza en el asa.

Estos carros, debido al material del que están hechos, son fáciles de limpiar, sin embargo y a pesar de lo resistentes;  vale la pena acotar que no deben usarse productos abrasivos, para que puedan perdurar. Recuerde que todo objeto o material da su tiempo de vida, pero debemos ayudarlos a que así sea; cuidándolos.

La altura de estos equipos tan útiles, es considerable; la máxima altura es 178 cm y el de carga  67 cm para el asa, de manera que sus dimensiones permiten el equilibrio y sobre-todo la estabilidad, al moverlos.

En servicios de salud, son muy usados para trasladar los alimentos preparados. Llevarlos hasta los pacientes con dificultades para levantarse, es crucial o en su defecto para llevar el tratamiento hasta ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *