Lámparas de infrarrojos hostelería

Lámparas de infrarrojos hostelería

Existen muchos tipos de lámparas, pero las Lámparas de infrarrojos hostelería; son un tipo muy especial, con un propósito definido que es el de resguardar los platos preparados, conservándolos calientes para el posterior consumo de los clientes.

Características de las lámparas de infrarrojos hostelería

Las lámparas de infrarrojos promocionadas tienen tres colores que perfectamente se acoplan a toda la utilería de una cocina hostelera; negro, plata y bronce con una potencia de 0.25 Kw, voltaje 220V, con un diámetro de 27 centímetros y con una altura que se ajusta según la necesidad, entre 60 y 180 centímetros.

La estructura de las lámparas de infrarrojo es estilizada y de fácil manipulación, son pequeñas y perfectamente asequibles al cliente potencial. Se pueden transportar sin dificultad de un lugar a otro no solo en la cocina hostelera sino de una localidad a otra, por su estilo y confección. Además se amoldan con facilidad al empotrado.

También a cualquier estilo que tenga la cocina, dado que los colores son lindos y de combinación perfecta. Entre las partes de estas lámparas se encuentra la principal, que es la bombilla de calor; usualmente son rojas para ser diferenciadas de las normales, aunque hay algunas blancas. La pantalla es otra parte de esta lámpara, cuya composición es metálica.

Y la estructura es la parte de dicha lámpara que sostiene la bombilla con la pantalla; puede colgarse en el techo o donde se ajuste la estructura. La altura a la que quede colocada la lámpara es importante, en vista de que los alimentos pueden sufrir cambios irreparables que ningún negocio desea, porque pierden alimentos o porque pierden clientes.

Estas lámparas son ajustables por lo que permiten variar las distancias que las separan de los alimentos, previendo precisamente el daño a los platillos preparados. La forma de ajustarla es simple y obviamente permite la movilidad de la pieza. Estas son algunas Características de las lámparas infrarrojos hostelería.

Usos y funciones de la lámpara de infrarrojos en hostelería

Las lámparas de infrarrojos son muy usuales en negocios de hostelería, cualquier negocio que ofrezca comida al público para la venta debe ingeniárselas para obtenerlas, ya que es la forma de mantenerla caliente y en buen estado, sobre-todo si es para buffet.

Servir al cliente una comida caliente es lo idóneo, ningún cliente está gustoso si recibe su plato frío, por esto el negocio debe cuidar este aspecto muy celosamente. Mientras el profesional de la cocina o el camarero coloca los platos en la mesa hasta que esté listo el pedido, los otros, que permanecen en espera sobre ella, tienen la lámpara colocada.

Estas lámparas infrarrojos tienen utilidad para cualquier tipo de alimento y plato, por lo que no hay excepción. En el caso que el plato pedido contenga frituras, solo se deja escurrir en otro recipiente, mientras está debajo de la lámpara para que termine de soltar la grasa y no se manche el plato donde se servirá. Esto permite una mejor presentación

Dichas lámparas tienen una bombilla que es la que produce las ondas. Las bombillas deben enfocarse hacia los platos o tal vez bandejas, que deseas mantener con el calor suficiente para el momento de servicio. Estas lámparas constan de varias partes, a saber: bombilla de calor, pantalla, la estructura y cable.    

La potencia de las bombillas debe estar en función de la distancia a la que se colocará el plato, la idea es que el plato (comida) no se queme y tampoco quede frío. La pantalla es la que dirige el foco de calor. Estas lámparas son usadas más que nada en establecimientos de venta de comida, donde la atención al cliente es prioridad.

Algo más qué decir de estas lámparas

La radiación infrarrojo va más allá de la visión del hombre, este no puede verla porque se extiende más allá del rango de la luz observable; por esto puede que una radiación infrarrojo llegue a alguna zona y no la precisamos.

Es común que las personas tiendan a clasificar las lámparas de este tipo de radiación en corta, media y larga y resulta que no es correcta esta clasificación. Técnicamente las lámparas incandescentes emiten la radiación de forma constante, en solo dos de los rangos de longitud de onda que manejan las personas.

Las lámparas infrarrojos tienen estos colores (plata, bronce y negro), que son colocados a base de lacados debido a que les permite reducir la temperatura externa de la pantalla; así se evitan accidentes por quemaduras. De igual forma no es prudente tocarlas mientras estén en uso. Alertar a los cocineros y camareros es recomendable.